martes, 16 de octubre de 2018
Concurso Microrrelatos EscoLibro 2018
Visitas 883
EscoLibro 2018

 

Ganadores del Concurso Microrrelatos Ateneo Escurialense

En la mañana del domingo 22 de abril ha tenido lugar, dentro de EscoLibro 2018, el Concurso de Microrrelatos del Ateneo Escurialense.

Acudieron 16 participantes con muchas ganas y buen hacer. El jurado estuvo formado por Teresa Sanz, Soledad González y Ricardo Ruíz de la Sierra.

El primer premio estaba dotado con 100€. Cada uno de los tres premiados se llevó un lote de libros, cedidos por la librería Azorín y Javier Santamarta.

 

 

Las tres obras premiadas y sus autores se presentan a continuación: 

Sin título

Silvia Alberdi       
Primer premio

Había una vez cinco gallinas que soñaban con surcar el cielo. Envidiosas, veían al pato, a quien consideraban más torpe que ellas, alzar el vuelo con insolencia, y lo que es peor,  posarse horas más tarde contando fascinantes aventuras.

Las gallinas pasaron semanas intentándolo todo;  agitaban las plumas torpemente,  se subían unas encima de otras y hasta lograron atravesar el sembrado para aterrizar al otro lado del muro donde pasaron la noche solas y hambrientas.

Aquella tarde, cuando el pato se posó sobre el abrevadero y abrió el pico con tono presumido, las gallinas, sin mediar palabra,  comenzaron a lanzarle patatas mientras gritaban: ¡Tiro al pato!   ¡Dale, coño!, gritaba otra, ¡Tiro al pato!.

Quedó el animal tan malherido que tardó meses en agitar las plumas y nunca, numca más volvió a relatar hazaña alguna.

Esta es la historia de cinco gallinas que pensaron: “si no puedo yo, no puede nadie” y de un pato que hubiera estado mejor con el pico cerrado.


¿Qué pasa aquí?          

Marisa Ramírez Ontalba         
Segundo Premio

¿Qué coño hago aquí? No tengo conciencia de mi muerte, de que mi cuerpo ya no esté entre los vivos.

¿Cuándo me he ausentado de la vida?

¿Quién me ha sacado a empujones de mi dulce hogar terrenal?

Las ideas que me surgen para poner coherencia en este momento, no hacen más que confundir mi pobre mente.

El corazón me late como una puta patata.

¿Qué narices ha pasado?

Tendré que aceptar que todo acabó. El tic-tac se ha terminado y no me he dado cuenta. Aprovecha tu tiempo ahora que estás aquí escribiendo este relato de mi efímera existencia..


Amnesia temporal         

Francisco Lajara Heredia   
Tercer premio

Miré la página en blanco del libro, no sabía que escribir. De repente, una voz me sacó de mi sopor.

-¡Hans, coño! No puedes dejar de mirar ese estúpido libro tuyo ni por un momento, vamos hay trabajo que hacer.

Me dirigí hacia el grupo de policías y forenses y vi al cadáver, tirado sobre un saco de patatas mientras las gallinas daban vueltas y algunos agentes las espantaban. Salía afuera a tomar aire y miré al cielo.

- Puedes ir a casa a descansar, Hans, me dijo mi superior.

Cuando llegué eran las nueve. Entré en mi despacho y abría el cajón con las pastillas para la cabeza cuando reparé entonces en el falso fondo de éste. Lo retiré extrañado y vi unos folios con dibujos iguales a los cortes en el cadáver. Entonces lo comprendí, mire las pastillas y el cuchillo bajo los folios. Ya sabía que escribir.

 

 

 Fotos cedidas por gentileza de Miguel Ángel Santiago

 

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad